Quienes somos

Independientes, invisibles y tejiendo redes transnacionales.

16/3/09

El Otro en primavera

“La belleza del arco iris reside en sus distintos colores”. Este refrán Africano se puede trasladar a la imagen colorista de cualquier plaza de España, un día de sábado en primavera. Es la energía de los distintos colores que se ven, junto a los distintos olores y sabores.

Esta imagen forma parte de nuestra cotidianidad, pero, ¿hasta qué punto vemos todos los colores?

La historia del Otro nos interesa a todos, pero pocos dedicamos el esfuerzo necesario para conocer al otro independientemente de su historia y la historia previa que tenemos en mente. Eso sí, sería interesante fusionar las dos historias para tener solo una más cercana a la realidad.

El Otro no nos interesa a todos, por lo que nos formamos una idea, sin ningún fundamento sólido. ¿Queremos realmente saber del Otro? O preferimos mantener nuestra historia del Otro como la única posible para evitar el esfuerzo que toda comunicación implica, y destruir ideas que son las que mantienen nuestra identidad. El querer descubrir al otro conlleva una transformación en los valores que consideramos que definen nuestra esencia.

¿Estamos dispuestos a perder parte de nosotros, nuestra identidad, “simplemente” por conocer una realidad que pensamos ajena? ¿Es tan ajena?

Existe una Galaxia que la podemos denominar “X”, que es la de la inmigración donde el lenguaje de sus habitantes es igual al lenguaje común de otras galaxias pero con matices diferentes, y me inquieta de forma directa la comunicación no cruzada entre ellas. O más bien, me preocupan las fórmulas que se están articulando para poder consolidar dicha comunicación.

Conformamos la Galaxia X como el mundo simbólico de los Otros en nuestro imaginario. Cuando realmente lo simbólico es la convivencia de diversidades e identidades, que obviamos porque prima el elemento inmigrante.

La posibilidad de fusionar la reflexión y la acción entre estas diferentes galaxias puede optar al conocimiento mutuo y al acercamiento recíproco de las preocupaciones e inquietudes que anida en cada una de ellas.

“La primavera ya llegó” como dice José Mercé en una de sus canciones, y llegó muy soleada respecto al clima. Y cabe la posibilidad de que el sol llegue también a las migraciones si fusionamos sus múltiples colores. Y como es conocido, la primavera es la mejor estación del año para hacer fusiones.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

tanto rollo con la primavera y la fusion.

nos tienes perdidos

bombarle dijo...

jejejej..anonimo!!! porque no te presentas

CONTACTANOS EN:


gruponekor@gmail.com

630459733
617687177